GBDN China – Elevando el listón a través de la cooperación

9 Jul 2019

Fue en la primavera de 2017 cuando la directora del Departamento de Capacitación Laboral de la fábrica Inclusion Factory de Taicang, Marina Kalnitski, y la directora de Flex CSER, Sarah Albert, coincidieron por primera vez durante una conferencia celebrada en Beijing por la Federación de Personas con Discapacidad de China (CDPF, por sus siglas en inglés). Ambas hablaron sobre el empleo inclusivo para las personas con discapacidad en China.

La Inclusion Factory de Taicang se creó en 2014 y entre sus empleados hay más de 25 personas con discapacidad intelectual. Su base de clientes se compone principalmente de empresas multinacionales automotrices europeas, a las que proporcionan servicios de subensamble y configuración. La iniciativa Taicang Inclusion ha puesto en marcha, con la colaboración de reconocidas universidades de China, un programa para la formación de tutores laborales. El programa está certificado por el Departamento de Formación Profesional de la Cámara de Comercio Alemana para China. Para más información véase el siguiente enlace: http://social-inclusion-academy.com/ (en inglés).

Flex, una empresa de la lista Fortune 500, ha integrado la Diversidad y la Inclusión en sus estrategias comerciales y emplea a personas con discapacidades de todo tipo en muchos lugares de todo el mundo. La fábrica de Flex en Zhuhai emplea a más de quinientas personas con discapacidad.

La Inclusion Factory de Taicang y Flex estaban buscando activamente oportunidades para trabajar juntos y unir sus fuerzas. En consecuencia, ambas compañías se convirtieron en miembros fundadores de la sección china de la Red Mundial de Empresas y Discapacidad de la OIT en junio de 2018. Haibin Zhou, jefe de la secretaría de la sección china de la Red Mundial de Empresas y Discapacidad, había trabajado de facilitador en el Departamento de Capacitación para la Igualdad de la Discapacidad de Flex durante varios años.

Al convertirse en miembros de la sección china de la Red Mundial de Empresas y Discapacidad, las empresas que representan Marina y Sarah pudieron colaborar entre ellas mucho más a menudo, gracias al apoyo de una red profesional más grande, nuevas buenas prácticas empresariales, expertos de otros miembros de la red y el conocimiento y experiencia de otros países. Se estableció un plan de cooperación más concreto y, tras medio año de preparativos, la Inclusion Factory de Taicang se convirtió oficialmente en consultor de Flex para apoyar el empleo de personas con discapacidad intelectual en la fábrica de Flex en Zhuhai.

El programa, denominado Mechanical Inclusive Factory (fábrica mecánica inclusiva o MIF, por sus siglas en inglés), se dividió en cinco partes:

  1. Capacitación: Dos miembros del personal de Flex pasaron cinco semanas formándose en Taicang.
  2. Preparación: El equipo de Taicang visitó las instalaciones de Flex.
  3. Contratación: Jornada de puertas abiertas, periodo de evaluación, integración.
  4. Formación: Varios cursos de capacitación, desde aptitudes interpersonales hasta competencias técnicas.
  5. Producción: El equipo resultante se incorpora a la producción en masa.

El programa demuestra que para conseguir los mejores resultados se necesita a los socios adecuados. Flex tenía experiencia en la inclusión de personas con discapacidad en general, pero la empresa no había contratado hasta entonces a personas con discapacidades intelectuales. Para incluir también a los trabajadores con discapacidad intelectual en su personal, se necesitaban expertos y colaboración. La sección china de la Red Mundial de Empresas y Discapacidad ofrece los medios para esto, así como la posibilidad de que sus miembros se pongan en contacto entre ellos y aprendan unos de otros.